viernes, 9 de febrero de 2007

POESÍA DE LA PATAGONIA por Sergio De Matteo

"La Patagonia, cualesquiera sean los límites del territorio al que se le adjudica ese nombre, ha sido desde su primera inscripción en las narrativas de viaje una zona maneable para el imaginario europeo primero y el criollo después".
Ernesto Livon-Grosman


El territorio patagónico obsesionó desde su descubrimiento a los adelantados y viajeros que fueron volcando en sus crónicas y relatos las primeras impresiones de dicha inmensidad, ante todo se destaca una amplitud sostenida desde los márgenes, por que de un lado se encuentra delimitada por las cordilleras y del otro hostigada constantemente por el oleaje del mar; la patagonia en su centro es una extensión que muchos han equiparado a la nada y el vacío en el proceso de escritura (tanto fuera y dentro de la página también se halla una variabilidad extrema de paisajes). Esa es la sensación que transmite al observarla a vista de hombre, también al decodificarla desde los textos, es que el imaginario tanto de los europeos y de los criollos impuso un a priori para aquél que se acerca por primera vez a una región mitificada desde sus inicios. En la mirada convergen la plenitud y el vacío que cala el espíritu con el peso de la distancia, con una infinita lejanía.
En esta selección se articulan escrituras que marcan y refieren los múltiples matices de un espacio que en poco tiempo —leyendo desde una perspectiva occidental— ha contribuido con el soporte raigal para fundar una cultura fuerte, variada, representativa ante el mundo, pero sin embargo si se apela a una búsqueda más amplia, exhaustiva y sin recortes aflora de inmediato una historia multicultural legendaria —la que fuera iniciada por sus pobladores originarios—, incluso en esta observación pueden indicarse las vinculaciones entre las diferentes etnias indígenas que ocupaban el territorio, en su mayoría nómades, y que no sólo recorrían la patagonia argentina sino que estaban constantemente comunicados con sus pares chilenos, las rastrilladas son el testimonio de ese movimiento, intercambio y lucha. Si el malestar se lo quiere llevar a otro nivel haciendo hablar a las "lenguas" subalternas ante las que impone sus condiciones la hegemonía, entonces bajo esta opción también se debe incorporar la poesía gaélica, la cual no se ha dejado de escribir desde la llegada de los inmigrantes de esa región europea e incluso se sostiene desde hace mucho tiempo una justa literaria en donde se entrega el Premio de Poesía Corona Eisteddfod del Festival Galés de Arte Eisteddfod de Chubut —tanto en lengua gaélica como en española—, con estas acotaciones pertinentes a la conformación del campo literario patagónico se habrá logrado la muestra de una tradición más que rica, múltiple y arcaica, sustentada además por la calidad y experiencia de sus primeros poetas que, sin duda, son el sustrato con que se enriquecen las formaciones emergentes que cruzan y nombran al territorio patagónico con sus palabras y voces.

II

"Yo hablo solo en mi soledad, me contesto a mí mismo;
sólo yo he quedado en pie, sin ningún sostén".
Fragmento de poesía araucana

En la poética de varios autores patagónicos existe un sema que se acentúa entre otros, reiterándose en varios de sus libros: viaje (con sus asociaciones directas: camino, ruta, movimiento, excursión, etc.). En los textos de los autores patagónicos se presenta ─según mi visión─ una insistente necesidad de escribir sobre el viaje, es decir, ese elemento se constituye en un "recurso discursivo" en varias obras de escritores del sur.
Es interesante y sugestivo el hecho porque parte de los últimos "territorios" que se incorporan a la Nación han sido conocidos inicialmente por los libros de informantes, relatos de viaje, crónicas, etc., y si se buscan los otros libros fundantes en los que se asienta la literatura argentina, se tiene al: Facundo y Viajes, de Sarmiento, Martín Fierro, de José Hernández, o Una excursión a los indios ranqueles, de Lucio V. Mansilla, por nombrar algunos. El crítico uruguayo Fernando Ainsa subraya:
"En el caso de la identidad de América Latina la función del viaje no sólo ha sido ‘fundacional’ (conquista, colonización y progresivas inmigraciones), sino constitutiva de su organicidad".

Bajo esta óptica debemos retrotraernos a esos primeros indicios en donde se fueron articulando los textos de la realidad de un territorio casi desconocido, textos acumulativos de informes e intereses científicos y militares, de imaginación y, también, subjetividad; todos confluyendo en pos de la construcción del espacio patagónico. El texto El otro lado de los viajes, de Rodolfo Casamiquela, permite realizar un amplio y preciso recorrido para conocer el poblamiento del territorio patagónico y la construcción de los relatos desde diferentes esferas, orquestados, justamente, por la hegemonía sociocultural. Al comienzo problematiza ─aclarando─ el origen de la denominación de Patagonia, para luego ir mostrando los procesos metamórficos de las razas primigenias y sus habitus. Aparte de la información vital de los pobladores autóctonos de la región, son muy reveladoras las múltiples referencias a los interminables viajeros allegados a estas tierras con distintos motivos. En la trama del texto se articulan datos sobre los colonizadores, jesuitas, científicos, comerciantes, escritores, etc., que cruzaron por la patagonia y sus aguas y, además, acuñaron las primeras letras sobre sus avistajes y vivencias. Nombro algunos (y se sopesará su huella en la historia), Vespucio, Pigafetta, Magallanes, Elcano, Francisco de Viedma, Mascardi, Falkner, D’Orbigny, Darwin, Fitz Roy, Francis Drake (el pirata), Giglioni, Fagnano, Moreno, Ameghino…, sin duda un heterogéneo mosaico de procedencias, raleas y realezas (como la de Tounens, "Emperador de Araucanía y Patagonia"): a grosso modo se suceden y yuxtaponen españoles, ingleses, galeses, franceses, italianos e, inclusive, holandeses.

Es posible que el movimiento inserto en la productividad textual de los poetas patagónicos responda a un modo de ver y contrarrestar la realidad objetivada en la distancia predominante de la región. Extensión que abarca diversas conformaciones geológicas: valles, estepas, desiertos, bosques, montañas, glaciares, lagos, mares, islas y en medio (o dentro de ellos) conviviendo los "otros paisajes ordenados" por la mano humana. En ese sentido muy preciso es el síntoma expuesto por el poeta Ricardo Costa:

"En la Patagonia se presiente la inmensidad del paisaje, la naturaleza hostil y las distancias encubren un vacío imponente, una nada, un kaos que urge callar para que no nos silencie. De allí que una de las formas más espontáneas de contrarrestar ese abismo sea edificando a través de la palabra, a través del lenguaje poético".

Observación que amplia Costa en una entrevista concedida al programa radial "Con esta boca, en este mundo" y resume:

"Creo que el resultado de este paisaje patagónico es esa sensación de la nada y del vacío que te refleja un elemento que es fundamental en el paisaje patagónico. Tal vez ─digamos─ el colectivo imaginario cuando dice "patagonia" puede ser que apunten más a lo cordillerano, a las riquezas paisajísticas [...] en realidad el protagonista del paisaje patagónico es la estepa, es la estepa patagónica que es el desierto y lo que trae consigo, que es la distancia. Y ese recorrer distancia, ese tiempo que nunca pasa, es un excelente provocador de la reflexión, de la contemplación y del silencio".


Y Cristian Aliaga en un reportaje, acorde a esas vivencias del espacio patagónico, afirma:
"La Patagonia es tiempo, es caminar y no llegar nunca, es tratar de apropiarse de esa distancia y verse sometido a sí mismo".
La literatura vendría a representar una especie de camino (uno de los tantos posibles dentro de las distintas practicas discursivas) en que se indican y evidencian las características de un territorio ─tanto para resaltar o relegar sus particularidades─; en este caso, emerge un terruño signado por inmensas lejanías donde el habitante ha tenido que sobreponerse a esas dificultades para que no afecte las relaciones interpersonales, impidiéndole a sus interlocutores sostener un vínculo más allá de las publicaciones, las cartas, el teléfono o el e-mail. Entonces, el texto (el viaje) ocuparía el espacio (sólo una parte) de esa topología inconmensurable de la Patagonia, el lugar del diálogo en donde se bosqueja el claroscuro de la memoria, donde se cuenta la historia, el mundo cribado por cada una de las mirada




ANTOLOGÍA

Cristian Aliaga (Chubut)



Nació en Darregueira, Provincia de Buenos Aires, en 1962. Como poeta publicó los libros Lejía (1988), No es el aura de Kant (1992), El pasto azul (1996), Estancia la Adivinación (1998), Estrellas en el vidrio. Antología personal (2002). Es autor del libro de relatos Música desconocida para viajes (2002). Compiló la antología Sur del mundo, narradores de la Patagonia (1992), Comodoro Rivadavia, años de imagen. Fotografía 1900-1940 (1994), Patagónicos. Narradores del país austral (1997) y Los mejores relatos de la Patagonia. De Verne a Bayer (1998); los dos últimos en colaboración con María Eugenia Correas. En el libro editado en Francia: Patagonia: terrain vague de l’utopie se incluyó su texto "Viaje interior por los márgenes de la Patagonia Austral". Entre otros galardones recibió el Primer Premio Regional de Literatura "30 Aniversario del Fondo Nacional de las Artes" y el Premio "David Aracena" al mejor autor patagónico editado en 1988. También obtuvo premios de la Secretaría de Cultura de la Nación y becas y subsidios de la Fundación Antorchas y el FNA.
Catedrático y periodista de prensa, radio y televisión, asistió al Taller de la Fundación para un Nuevo Periodismo que dirige el escritor colombiano Gabriel García Márquez y fundó la Editorial Universitaria de la Patagonia. Fue responsable de "Confines", suplemento cultural del diario El Patagónico (Comodoro Rivadavia), integra el Consejo de redacción de la revista Último Reino. Dirigió la revista on line Revuelto Magallanes y fundó, además, la Editorial Revuelto Magallanes. Reside en Lago Puelo (Chubut), donde lleva adelante el proyecto cultural Residencia Hudson.

"Alba en La Adivinación"


La imagen fugaz de una liebre de orejas cortas
precede al golpe. El espejo refleja apenas una man-
cha oscura contra el pavimento y un pedazo de piel
ocre que ondea como banderín sobre la ruta.
Devueltos al campo, la mente oscila entre la
imagen de un horizonte devastado -los alambres
afilados por la escarcha, molinos que elevan el
agua para los bebederos solitarios, la raya
blanca que se interrumpe, se hace plena y
vuelve a interrumpirse- y la somnolencia de
nuestro destino. Hay un destino que
atraviesa el horizonte de la Patagonia,
pero la verdad sigue estando más allá,
inalcanzable para cualquiera que
apriete un acelerador ingenuamente en
el camino; bajo una descarada luna
que ilumina todo, hasta lo que no
queremos mirar.


de Estancia La Adivinación, 1998



Liliana Ancalao


Nació en Comodoro Rivadavia (Chubut) en 1962. Su nombre Liliana tiene origen latino y es una flor blanca, lirio; el apellido, Ancalao, es mapuche y significa "en el medio del lago". Es profesora en Letras y poeta. Descendientes de mapuches, pertenece a la comunidad Ñankulawen. Ha publicado Tejido con lana cruda (Edición de Autor, Comodoro Rivadavia, 2001).

"Feichi lali müllen ñi nontual katrütuleufün"
Lali nien ñi femagel katrütuleufün
Chem trewa ngiyulaenew, nielan trewa
Trongli trewa nümüalu ñi llükanten
amuay ina inche
Kushe mülleay nontuwe mew
Eluafiñ epu llanka
ñi nontuaetew
Ti pu kura folilentuel
ñi kütikun mew
ñi pütra mew
ifümüchikekura kutranpiwkelelu
wirarün pepi wirarünoel
feichi ñi pu nge yifüingu
ka inche koilatufun ñi mongen
Elutukuafiñ tüfa
yom nielaay chem no rume
Mupiñ kechi pu külleñu
pepi pelafilu ñi llumümel ta ti mongen
amulu
pu alwe ñi furi mew
kintualu pu düwen
pu lalün
pu metawe
pu tapül
falilulüay kushe ?
Prayu ñi trewa iñchiu
nontuwe pinguzay rupanantü
ngulu mew
Fentepuyu
Müley ñi müleael ñi pichilamngen tie mew
müley ñi müleael
ti lan pepi ngelay kiñe chem no rume ti kiñeishim
ney wiri kütral
Fey nieay pu pefalañken pu nge mew
yom pu refnge
kintuayngu inche mew
entuenew pu wayun
kolotuwüenew ti pu changüll mew
kiñe choikepünon
üiay kütral wente kallfükekura
winüngkü piwketuyu
mollfün mew inche ñi lamngen wiriay
kiñe kultrun ankawenu
Feymew kimlayan
kiñe kawellungeli
ka kiñe neyüngeli
kurufngele kiñe trutruka
tripaayu wirafülu
püdümlu leufü ñi puwangelen
ka awün mew
kimuan kiñetu
chem ngey ngelu kiñe kona leflu kiungen lan mew
chem perimontu iüfueyew
Wiñoyu mallin mew
kütral mew niey ti che
pu kuyulchalla ka küyen
pu Alamo ñi filltapül wilüfülu
Feymew konümpafiñ
fentren kamapu
latuan
pu barrio rukawe
tremlu uyülonkon mew
waria afpun mapu mew
pu nylonwallka ka pu wangelen tie mew
pu cable kompuchepelomtuwe

* * *

"Cuando me muera deberé cruzar el río"
Cuando me muera deberé cruzar el río
Qué perro hará de guía si no tengo
un perro flaco que olerá mi cobardía
irá a mi lado
Y estará la vieja en la balsa
Le entregaré dos llankas
para que me cruce
Las piedras arrancadas de cuajo
de mi garganta
de mi estómago
crecidas en los dolores
en los gritos que no pude gritar
cuando se agrandaban mis ojos
y hacía que vivía
Entregaré esas piedras
y no habrá más
seguro lágrimas
porque no pude encontrarle el secreto a esta vida
porque me fui
detrás de los fantasmas
buscando tramas
y arañas
y cántaros
y hojas
reconocerá la vieja su valor?
Subiremos con mi perro
La balsa se deslizará en la tarde
hacia el oeste
Arribaremos
Y tiene que estar allí mi hermana menor
tiene que estar
no puede ser la muerte una nada para un pájaro
para quien ha pintado con pinceles el fuego
Ella tendrá cicatrices visibles en los ojos
sus ojos más certeros aún
hurgarán en mí
hasta sacarme las espinas
me dibujará el rostro con sus dedos
una huella de choique
arderá el fuego sobre piedras azules
comeremos corazones palpitantes
y mi hermana pintará un kultrun en el aire
con la sangre
Después no sabré
si soy un caballo
a un resuello
si es el viento una trutruka
y saldremos galopando
a desparramar las estrellas del río
y en el movimiento circular
sabré de una vez
qué es ser un guerrero que corre libre hacia la muerte
qué visiones lo ardían
Regresaremos al mallín
y habrá la gente alrededor del fuego
Entonces me recordaré
de ellos tan lejos
y moriré de nuevo
de los barrios planes de vivienda
creciendo en vértigo
en la ciudad con horizonte
las bolsas de nylon y las estrellas allí
entre los cables del alumbrado público.

Inédito, extraído de la revista El Camarote N° 5, marzo-mayo 2005, Viedma (Río Negro)



Debrik Ankudovich (Chubut)

Nació en 1961. Reside en Playa Unión (Chubut). Publicó el libro de poesía Veneno para hormigas (Ediciones Parque Chas, 1999, Buenos Aires).

"No se puede ser"
No se puede
ser
sin antes morder
el delicado sustento del sueño.
Bajar desolado a los vestigios
poner a moler la rueda de los vértigos
esconderse en la sombra
arder en la fragilidad.
No se puede ser
sin antes ser visto
olfateado por animales desconocidos,
que giran en torno.
No debe haber nada más suave, detenido
que el misterio de la piedra
con su ojo infinito:
polvo sobre el polvo los siglos
polvo el tiempo
con sus trampas
mudas.

de Veneno para hormigas, 1999



Raúl Artola (Río Negro)

Nació en Las Flores, provincia de Buenos Aires, y está radicado en Viedma, Río Negro, desde 1975. Poeta y periodista. Ha publicado: Antes que nada (Fondo Editorial Rionegrino-EUDEBA, 1987); Aguas de socorro (Último Reino, 1993); Croquis de un tatami (Asociación Madres de Plaza de Mayo, 2002, primera edición; Editorial El Camarote, 2005, segunda edición). Su primera incursión en la narrativa, El candidato y otros cuentos, fue recomendada para su publicación en el XXIII Encuentro de Escritores Patagónicos de Puerto Madryn (2003). Dirige la revista-libro El Camarote.

"Acta"


Yo, el más desprevenido,
fundo mi ciudadela sin destino
en este metro cuadrado de vacío total,
de moscas como buitres
sobre el cadáver de un cerro degradado.
de Antes que nada, 1987



Dora Battistón (La Pampa)


Nació en Realicó (La Pampa) en 1944. Es docente Profesora de Enseñanza Secundaria Normal y Especial en Letras, por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Titular regular en Latín y Literatura Latina Clásica; Titular interina en Seminario de Literatura Regional; Directora del Instituto de Estudios Clásicos. Especializada en Letras Clásicas de la UNLPam. (Universidad Nacional de La Pampa). Es directora de la revista Circe. También ha dictado diferentes seminarios sobre literatura. Parte de su obra está incluida en numerosas antologías. Tiene publicados dos textos: Entre el viento y el humo de la vida (Dirección de Cultura, La Pampa, 1982); Imágenes (UNLPam, Santa Rosa, 1987).

"Cielo adverso"


A veces los rondaba la miseria,
la seca, la langosta, la ceniza,
cielos bajos y oscuros,
ni pájaro ni insecto ni lagarto,
sólo ellos
y el viento ciego amurallando noches,
el viento sin misericordia el viento.


de Imágenes, 1987



Niní Bernardello (Tierra del Fuego)


Pintora y poeta, nació en Cosquin, provincia de Córdoba en 1940. Reside en Río Grande desde 1981. Publicó: Espejos de papel (Ediciones Sirirí, 1980. Reeditado por Nusud Ediciones, Buenos Aires, 1994; traducido al inglés por John Oliver Simon, 1998); Malfario (Ediciones Último Reino, Buenos Aires, 1986); Copia y transformaciones (Ediciones de Tierra Firme, Buenos Aires, 1990); Puente aéreo (Libros de Tierra Firme, Buenos Aires, 2001); Salmos y azahares (Editorial Argos, 2005). La Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco editó su trabajo antológico: Cantando en la casa del viento. Poetas de Tierra del fuego, en el 2001.

"Río Grande"


Iak nak KeEnn maArzi m’amgr hoz o’KéEnn maugn
Yo iba a la par de una doncella
y llegúe hasta aquí unida al canto del viento.
Viajé por caminos fluyendo como ríos contrarios,
llegúe donde nadie comenta su vida.
Un vacío gira entre las miradas
y son Darwin y Lola Kiepja los reales,
Popper y los náufragos
lo concreto y común.
Yo iba corriendo a la par de una doncella y ahora veo
una ciudad fundada por el oro y la poesía.
Su poder viene del oro,
tu poesía lo que resta del día.
Doncella a la par
Lak nak o’kÉnn


de Puente aéreo, 2001



Andrés Bohoslavsky (Río Negro)


Nació en Cipolletti (Río Negro) en 1960. Si bien su residencia oficial es en Bahía Blanca, vive en alguna pensión del Alto Valle, en el borde del borde. Es obrero y entre una cosa u otra se dedica a leer a Joyce, Kafka, Rilke y Rimbaud. Colabora con el sitio de Literatura Beat (http://ar.geocities.com/beat_virtual o bien http://go.to/beat57), escritor invitado del sitio www.poeticas.com.ar y también es colaborador de la Editorial Verulamium Press, St. Albans, Inglaterra, dirigida por Robert Gurney, doctor en Filosofía, escritor.
Libros: Los besos de Judas, 2001(Biblioteca Virtual Beat 57); China ocho milímetros, 2002 (Ed. La Luna Que, Buenos Aires, 2004); El ghetto de Vincent, 2002 (texto adaptado para representación teatral en Holanda); Casi un asesino y otros poemas, 2003; El río y otros poemas, 2003 (en imprenta, ed. bilingüe St. Albans, Inglaterra); The River and Other Poems, 2004 (translated by Robert Gurney, Verulamium Press, St. Albans, Inglaterra).

"XIX"


Fabricamos imágenes
deformadas
intuyo que el relieve
que contemplo
esconde otro
otros
llegar al fondo
asirlo
alcanzarlo
en lo real
el dedo
que señala
la luna
no es la luna.
El asunto
es ver
esas cosas
que ya no existen


de China ocho milímetros, 2004




Gerardo Burton (Neuquén)


Nació en Buenos Aires en 1951. Publicó hasta la fecha: Poemas iniciales (Botella al mar, 1979); 18 poemas azules para María y Con la esperanza delante (De la Unidad, 1981); Los juegos ocultos (La lámpara errante, 1985); Infierno sin umbral y Aire de penumbras (Último Reino, 1988 y 1995, respectivamente); Radiofotos (Último Reino, 2004). En 1993 editó una plaqueta artesanal denominada 4 sonetos y participó en ediciones colectivas (antologías, muestras de poesía). Estudió Letras, Filosofía y Teología. También pintura. Es periodista.

"Crónica de indias"


sangre transmutada en oro
de la alquimia lograda por la cruz
sobre la espada que cobija
el sol incansable sobre el imperio


de Radiofotos, 2004



Juan Carlos Bustriazo Ortiz (La Pampa)


Santa Rosa, La Pampa, 1929. Autodidacta. Su actividad de radiotelegrafista lo llevó a recorrer y conocer la mayor parte del Territorio de la Pampa Central. Durante muchos años fue corrector y linotipista del diario La Arena. Animador cultural de varios boliches y peñas de la ciudad de Santa Rosa. Sus poemas han sido musicalizados por los músicos pampeanos. Publicaciones: Elegías de la piedra que canta (Alpataco, 1969); El aura del Estilo (Stilcograf, 1970); Unca bermeja (UNLPam-Cámara de Diputados de la Pampa, 1984), Poemas puelches; Quetrales. Cantos del añorante (Ediciones La Arena, 1991, ambos libros editados en conjunto); Libro del Ghenpín (Cámara de Diputados de La Pampa, 2004); Unca bermeja y otros poemas (Intemperie Ediciones, Santiago de Chile, 2006). Tiene escritos entre 70 y 80 textos, la mayoría de ellos permanecen aún inéditos. Su obra fue declarada de interés provincial. La profesora Teresa Girbal lo incluye en el texto de investigación Estudios de Literatura Pampeana (1974), 1981. Ha sido publicado en www.revuelto.net; en las revistas Bardo; La danza del ratón; Alguien llama. Carpeta de poesía argentina; Diario de poesía; Patagonia/Poesía; Museo Salvaje; Alter Ego; y en los suplementos "Confines" (diario El Patagónico, Comodoro Rivadavia, Chubut) y "Caldenia" (diario La Arena, Santa Rosa, La Pampa). Aguarda su edición la antología Herejía bermeja, preparada por el poeta Cristian Aliaga.

"el intenso dice"


un adiós el intenso dice una sombra mi amor aterciopelada palaciega en esta tarde regocijante y tristonosa las gentes se ponen máscaras oh no mi amor se sacan los rostros se arrancan infantilizados la identidad remota y saltan saltan y no son langostas siquier y tristemente remedan al ancestral sagrado qué estoy diciendo mi amor yo celebrante rojo celebrante amarillo y negro y azul huelo a collón a piedra pintada a sien quemada huelo a corazón ahumado huelo a rodillas blanconas a canillas bermejas mi amor dios quiera que no pienses como yo en esta tarde que huele a tambores colorados a bajo vientre castaño a tobillos simplones a talón pintarrajo mientras la soledad los va comiendo y chilla
(t. 23, 24)
a ch.


de Caja amarilla, 1973-1974, inédito



Liliana Campazo (Río Negro)


Nació en Buenos Aires. Desde 1976 vive en la Patagonia. Reside en Viedma (Río Negro). Es docente y coordina, hace más de 20 años, talleres de lectura y escritura. Es una de las fundadoras de la Sociedad Poetas del Fin del Mundo. Editó en distintas antologías; es una asidua colaboradora y realizadora de proyectos culturales. Ha publicado Quieta para la foto (Simurg, Buenos Aires, 2003); Yuyo seco (Limón, Buenos Aires, 2006).

El poema no se pide.
No hay reclamo
ni piquete
ni humo
ni llama
ni olor a goma quemada en una ruta
que nos den un poema.

de Yuyo seco, 2006



Macky Corbalán (Neuquén)


Nació en Cutral Có (Neuquén). Reside en Neuquén capital. Ha publicado La pasajera de arena (Libros de Tierra Firme, Bs. As., 1991); Inferno (Libros de Tierra Firme, Bs. As., 1999). Formó parte de la segunda etapa de la revista "Coirón", de la creación del grupo "Poesía en trámite". En el 2000, junto con otra gente, como Gerardo Burton y Raúl Mansilla, fundaron la Casa de la Poesía de Neuquén. Dicta talleres de poesía.

"V"


Tanto tiempo lejos de casa, nos ha traído olvidos;
pero sí recordamos el signo de nuestra humanidad:
reñimos hasta sangrar con el menor pretexto.


de Inferno, 1999



Ricardo Miguel Costa (Neuquén)


Nació en Buenos Aires en 1958. Publicó: Árbol de tres copas (Filofalsía, 1988); Casa mordaza (Libros de Tierra Firme, Bs. As., 1990); Homo dixit (Libros de Tierra Firme, Bs. As., 1993); Teatro teorema (Libros de Tierra Firme, Bs. As., 1996); Danza curva (Ediciones del Dock, Bs. As., 1999); Veda negra (Ediciones del Dock, Bs. As., 2001) y Mundo crudo (patagonia satori) (Editorial Limón, Neuquén, 2005). Sus obras fueron reconocidas en: Bienal Argentina de Poesía 1991; Premio Plural, México 1992; Concurso de Cuento y Poesía Patagónico-Subsecretaría de Cultura y Fundación Banco Provincia, Neuquén, 1993; Concurso Becas y Subsidios a la Creación Artística "Fundación Antorchas" 1995; Premio Fondo Nacional de las Artes 1998; Concurso Iberoamericano de Poesía "Neruda", Chile 2000; Premio Poesía en Tierra, centenario del natalicio del poeta Rafael Alberti, Embajada de España y Fondo de Cultura Económica 2004. Colabora con diversas publicaciones del país y del exterior. Sus obras han sido incluidas en varias antologías poéticas: Autores argentinos de fin de siglo (Desde la Gente, Bs. As., 1999); Abrazo Austral: poesía del sur de Argentina y Chile (IMFC, Bs. As., 2000), entre otras. Es docente y reside en la provincia de Neuquén, Patagonia Argentina, donde comparte su tiempo entre la enseñanza y el aprendizaje.

"Animal histórico"


Yo construí la sequía de este paisaje.
Yo hice que la nada valiera por cada uno de tus días,
por cada punto muerto clavado en este abandono.
Opaca monotonía la del vacío soplado en esta habitación.
Definitivamente, nuestra casa ya no cabe en este mundo.
Nuestra casa es un animal histórico colgado del hocico.
Es un cadáver revuelto que no termina de pasar por la garganta.
Yo hice este fin de mundo y en esta geografía no termina nada.
Aquí saco a pasear mi cuerpo para que vea que no está solo,
que la totalidad de la nada es suya y que el comienzo del desierto
es esta mugre acumulada, son estas manchas en el mantel,
es este lápiz entre los dedos y toda el agua regocijándose
en la lluvia sin tocar un solo gramo de polvo en el paisaje.


de Mundo Crudo. Patagonia satori, 2005



Graciela Cros (Río Negro)


Ha nacido en Carlos Casares (Buenos Aires) en 1945. Publicó, entre otros, los siguientes libros de poesía: Pares Partes (Ediciones de la Flor, 1985); Flor Azteca (Ediciones del Dock, Colección "El mono hablador" dirigida por Joaquín O. Giannuzzi, 1991); Decimos (Ediciones Bariloche, co-autoría, 1992); La escena imperfecta (Ediciones Último Reino, 1996); Urca (Editorial Libros de Tierra Firme, Colección "Todos bailan" dirigida por José Luis Mangieri,1999); Cordelia en Guatemala (Editorial Siesta, 2001), Libro de Boock (Ediciones en Danza, 2004); como antóloga preparó Marcas en el tránsito, Antología de Poetas Jóvenes de Bariloche (Selección y prólogo, Ediciones Último Reino,1995). En 1988 obtuvo el premio Beca Externa (Investigación/Cuba) del Fondo Nacional de las Artes. En 1992 ganó el Primer Premio de Poesía en el Concurso de la Fundación del Banco Neuquén y la Subsecretaría de Cultura del Neuquén; en 1994 resultó finalista en el Premio de Poesía de la Casa de las Américas, Cuba, y recibió el Primer Premio del Salón del Poema Ilustrado de Bariloche; en 1995 el Primer Premio de Poesía del XVIII Encuentro de Escritores Patagónicos (Pto. Madryn, Chubut); en 1998 el Primer Premio de Poesía Corona del Eisteddfod del Festival Galés de Arte Eisteddfod del Chubut. En el año 2000 su novela Muere más tarde (Editorial Colihue, 2004) mereció el Primer Premio de la Secretaría de Cultura de la Nación por la Región Patagónica. En el 2003 la Compañía de Sonidos Superpatria, discográfica de Bariloche, editó el disco compacto "Cordelia en Guatemala / Poemas leídos por su autora", donde lee poemas del libro homónimo y del Libro de Boock. Son numerosos los recitales de poesía que ha hecho acompañada por músicos y actores. También ha sido invitada a leer sus obras en festivales internacionales de poesía dentro y fuera del país.

"7"


Soy una dama asimétrica
que paga con dolor
la sumisión de sus vértebras
Soy una Garza Blanca una Bandurria Mora
una Cachaña en bandada que vuela cara al viento
Hablo en dialecto sudaqués
y la gente me encuentra pintoresca
Soy monolingüe sudaca argentino-patagónica mapuche
En otra vida fui consejera espiritual
luchadora en fango gimnasta olímpica
gata de casa de escritor mujer africana lapidada
En ésta
soy lenta
como semilla da bambú
Los impacientes no me soportan
Ignoro si sembré lo que esperaba cosechar
Ignoro si pretendo cosechar lo que nunca sembré
Soy un personaje de Ficción que escribe una novela
en la que hay un personaje de Ficción que escribe una novela
y así hasta aburrir
Si me lo pide el editor
agrego o quito
un Capítulo
Éste es mi sino.


de Libro de Boock, 2004



Irma Cuña (Neuquén)


Nació en 1932 en Neuquén. Poeta y ensayista, es doctora en letras y se especializó en el Collége de France, en París, con la dirección de Marcel Bataillon. Desde 1999 integró la Academia Argentina de Letras. Falleció en 2004. Su obra poética 1956-1992 ha sido reunida en el volumen El riesgo del olvido (Ediciones Culturales de la Ciudad, Neuquén, 1993) e, incluye, además de publicaciones en diarios, plaquetas y revistas; Neuquina (Editorial Pampa-Mar, Bahía Blanca, 1956); El riesgo y el olvido (Cuadernos del viento, México, 1962); Cuando la voz cae (Pájaro Cascabel, México, 1963); Menos plenilunio (Pájaro cascabel, México, 1964); Maneras de morir (Castelar, 1974); El extraño (Siringa Libros, Neuquén, 1977); La divisa del emboscado (1992); Antología Poética (Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 1996); Angélicos (Arteletra, Neuquén, 1999, edición artesanal); El Príncipe (Arteletra, Neuquén, edición artesanal y Editorial Universitaria de la Patagonia, Chubut, 1999); Patagónica Neuquina y otros poemas (Secretaría de Cultura, Turismo y Deporte-Municipalidad de Neuquén, 2004, póstumo).

"Sólo la arena"


Vuelvo de un tiempo sin países.
Me sobrecogen estas vides,
las alamedas,
el sauce aletargado.
Vuelvo de otra memoria
y no conozco el gesto de las hojas
que enrojecen de soles,
ni la mirada azul del agua lisa,
y menos esa comba de los frutos.
Sólo la arena es cierta:
me reconozco en ella.
Esa arena sin rostro,
irrepetible.


de El riesgo del olvido, 1993



Andrés Cursaro (Chubut)


Nació en la ciudad de Neuquén en 1968. Se graduó en Comunicaciones en la Universidad Nacional de la Patagonia. Actualmente reside en rada Tilly (Chubut). Ha sido editor del suplemento "Ojos de papel" y es director periodístico del diario El Patagónico de Comodoro Rivadavia. El libro El pecado de soñar (Filofalsía, 1988; junto con Rubén Gómez) recoge sus primeros textos. Trabajó en la compilación de Comodoro Rivadavia, años de imagen. Fotografías 1900-1940 (Editorial Universitaria de la Patagonia, 1994). Poemas suyos fueron seleccionados para una antología de jóvenes poetas de Chubut. Publicó Jirones de un desierto que oscurece (Ediciones Último Reino, 1999); Estación / Tierra / Nada (Ediciones en Danza, Buenos Aires, 2006).

la casa se muere dice la casa tiembla cierra las ventanas pierde el sentido de las horas esa casa ya no es mi casa grita condenada está la casa que se muere a destiempo entre las horas de la noche que pueden ser día y abre la puerta cuando nadie entra se ilumina en plena tarde y se arranca el pasto raíz a raíz se muere la casa se muere dice ahora deja que el agua se le filtre por el techo se empañe el espejo frente al sol no se cuida hasta las cortinas dejó caer no le importan las piedras perforando vidrios mi casa muere se muere está mal no reconoce mis perfumes se quita los clavos y caen cuadros las fotos que la muestran recién pintada y descascara colores que bien le hacen se deja golpear por el viento y la tierra que pasa por los huecos se muere la casa se muere nomás y el hombre de esa casa muere también amurado a las paredes las sombras que allí están lo miran caer frotar las manos en el revoque quitar uno a uno los adornos del dormitorio levantar la alfombra orinada por los gatos lo miran caer al hombre de esa casa que muere en cada ladrillo ve los días que ahora lo llevan a esa misma casa plena de sol de pasos apurados a los aromas del laurel el hombre es una hoja de laurel ahora arrojado al medio del salón donde levanta el piso desde abajo y lo ven caer también como a esa casa que se muere cerrar la puerta lo ven escuchar decir se muere la casa se muere no baila el hombre están ausentes la música las manos que lo llevan el vestido que lo guía no baila y grita dice que la casa se le muere que ya no soporta su peso que anoche dejó caer silencio en el patio y que la lluvia lo ahoga en ese silencio el hombre de esa casa también escucha a las paredes abrirse dicen que el hombre de esa casa que muere con él en él recién habitada persigue sombras en paredes que no están en el pasto seco del jardín pero está muerta la casa en la imagen que encuentra está sin pintura sin ladrillos cortinas está muerta la casa dice el hombre que se mira desde la ventana.


de Estación/Tierra/Nada, 2006



Miguel de la Cruz (La Pampa)


Nació en 1958 en Anguil (La Pampa). En el año 1995 dirige el único y valioso número de la revista Sobregustos, editada por la Cooperativa de Arte (Coarte). Desde 1997 al 2000 editó y dirigió la hoja literaria Despliegues —hoja mensual de lectura incómoda—. Textos poéticos y de arte de su autoría fueron difundidos por los diarios La Arena, El Diario, entre otros. Ha sido incluido en la edición colectiva Vuelo plural (1980). Tiene publicado los siguientes libros: Desde la trampa (1981), Poemas regionales (1987), Guía de ausencia (1994), El sendero sin bordes (2002). Es un activo animador de eventos culturales y difusor de poesía y de las actividades plásticas. Ha sido invitado a diferentes encuentros literarios provinciales y nacionales.

"Alienta blanca"
a la memoria lunar de Robert Graves

Con una serenidad de tono grave
le hablaría a sus hijos
la madre de todos los ancianos antiguos.
Esa voz se mezcló con el viento
y andará buscando una corriente
por donde entrar a una cabeza dormida.
Mezclarse en un sueño
y ser mascullada en la oscuridad. Alguien siempre tendrá
que sobrellevar esa voz al despertarse
y hablar por ella con un tono que sacuda
el silencio enredado en la contención.
Poesía caderuda, tetona y rolliza,
en la raíz de mi sexo siento que crece
el monumento a la diosa. Lo que parece
espacio en blanco entre palabras
es ella que respira.


de El sendero sin bordes, 2002



Alberto Fritz (Río Negro)


Nació en 1962 en Viedma, Río Negro. Publicó los poemarios Animal sumergido (1989); Los juegos menores (1996). Editó el periódico mural Cavernícolas (1989 a 1994). Dirige desde 1997 el periódico cultural El Río Invisible. Docente, coordina talleres de escritura. Tiene inéditos los libros La construcción del faisán; Poema-Prefacio para una novela.

"El griego"


Ahora que sentado a la mesa
escribo esto
sé que la escritura
es una perdida de tiempo.
Pero me siento un griego en este ocio.
Mentiría
si no digo que a veces pienso
que un poema
puede mejorar el mundo.
En lo vacío hay una cierta belleza,
en el espacio, un pájaro candente.


de Poema-Prefacio para una novela, inédito



Irma Hughes (Chubut)


Nació en Treorky en 1918. Se crió en un hogar donde convivían el galés y el castellano. Colabora con Y Drafod, periódico galés fundado por los colonos a poco de instalarse en Chubut, actualmente es su directora. Ha merecido siete veces el Sillón del Bardo del Eisteddfod del Chubut (Tradición centenaria de "Juegos Florales" que otorga anualmente esa máximo premio a la poesía en galés). Su obra se extiende a la traducción de libros del galés al castellano.

"A Gales"


En mis sueños, mil veces recorrí
tus colinas y valles, yendo y viniendo.
Escuché bajo el agua el sonido de tus campanas
y junté flores silvestres en tus praderas.
Escuché el canto del mirlo en el bosque
y las lejanas notas del cu-cú.
Sentí bajo mis pies el suelo de Cwn Rhondda,
vi a Snowdonia en la neblina y la lluvia.
Luego, el despertar; y me pregunto
si es el encanto de la distancia que te hace tan bella,
como cuando en invierno recordamos al verano
y vemos el reflejo del jardín colorado de una puerta.
Cuando llegue el día en nos demos la mano
te ruego, pequeña Gales, que no me defraudes.
de Abrazo Austral, antología, 2000
Traducción (literal): Irma Hughes



Lola Kiepja ─chamán selknam─ (Tierra del Fuego)


Última mujer chamán selknam que vivió de acuerdo a la cultura de sus antepasados. Murió aproximadamente a los noventa años, el 9 de octubre de 1966 en el Hospital de Río Grande. Cuatro meses antes de su muerte transmitió a la Dra. Ann Chapman (antropóloga e investigadora) los cantos chamánicos heredados de su cultura.
Aclara la poeta Niní Bernardello (antóloga): Los cantos chamánicos cantados por Lola Kiepja han sido tomados del Capítulo VIII del libro: El fin de un mundo de Ann Chapman (Vazquez Mazzini Ediciones, Buenos Aires, 1989). Estos cantos pertenecen a "Cantos Selknam de Tiera del Fuego, Argentina, Vol. 1". Fueron publicados en un álbum de dos discos con 47 cantos chamánicos y lamentos por Folkways Records Album N° FE 4179, Folkways/Smithsonian. 632, Brodway, Nueva York, N. Y. 10012.
La traducción de los cantos chamánicos fue realizada por la Dra. Ann Chapman y por Angela Loij, descendiente selknam. Las notas al pie de los cantos chamánicos también pertenecen a la Dra. Ann Chapman.

"Canto Chamánico de Lola N° 24"


El poder de la mujer es corto,
es de aquellos que partieron
ese, no es corto.
Estoy haciendo crujir.*
Voy andando con Jashkit-xo’on**
hacia la cordillera de Ai-maako.
Estoy sentada sobre el tronco, allá.
Estoy sentada en Ai-maako,
en la casa de Ai-maako.

*se hacia crujir las ropas de cuero de guanaco para aumentar la estimulación, para entrar en trance o permanecer en él.
** Jashkit-xo’on era el nombre chamánico de Ishton y este canto fue cantado por Lola cuando intervino con él en una competencia.
de Cantando en la casa del viento. Poetas de Tierra del Fuego (Selección Niní Bernardello), 2001



Raúl Mansilla (Neuquén)


Nació en Comodoro Rivadavia (Chubut) en 1959 y actualmente vive en la ciudad de Neuquén. Ha publicado Mariaísmo (1984), editado por la Universidad Nacional del Comahue; De la Construcción de mitos y otros sucesos (Puerto Madryn, 1988), editado por el Fondo Nacional de las Artes; Las Estaciones de la Sed (Editorial Último Reino, Buenos Aires, 1992), financiado por la Fundación Antorchas; El Héroe del Líquido (Ediciones del Dock, Buenos Aires, 1999); No era un viajero inglés (Libros Celebrios, Neuquén, 2004); Ojos rojos (Libros Celebrios, Neuquén, 2004). Ha publicado en diversas antologías de Argentina y el extranjero. Es director del sitio Web "Escritores Patagónicos" (http://escritorespatagonicos.8m.com). Pertenece al Grupo Celebridades de Neuquén.

"VIII"


La fundación continúa en la sangre,
tras los inesperados mojones,
del melancólico infractor del deseo.
Entre el complejo sonido de la duda,
y la espera solícita del arrebato.
Pueblos y ciudades dentro de uno,
inicios y finales,
agua,
movimiento,
y piedra.

de Estaciones de la Sed, 1992



María Ester Marteleur


Nacida en la provincia de Santa Fe, reside desde 1979 en San Carlos de Bariloche (Río Negro). Participó en el libro de cuentos Sin venganza no hay madera, que fuera premiado con su publicación por el Fondo Editorial Rionegrino (1991). Es psicóloga y psicoanalista y dirige el taller literario dependiente del Servicio de Salud Mental del Hospital "Ramón Carrillo" de Bariloche. Reciente el Fondo Editorial Rionegrino publicó su libro de poemas Veredas, que había recibido el Primer Premio en el certamen del XXIII Encuentro de Escritores Patagónicos de Puerto Madryn (Chubut).

"Mujer que no parpadea"


Una alacena da a la tarde, la plaza de los suspiros.
Leche fresca injusta y tres llaves, tres hermanos.
No le creen, los ojos de los gatos no sonríen.
Junto a la salamandra la blusa, una vela de lienzo
mujer plegada
tira sal sobre el hombro
le gustará irse.
Escrita con carbónico en el registro. Enredadera del Patio de la Casa
con sus raíces en mano avanza
golpea el cobertizo
el hacha irrumpe:

Padre: ¿cuánto hay que querer a un hombre?

de Veredas, Fondo Editorial Rionegrino, Río Negro, 2006



Juan Carlos Moisés (Chubut)


Nació en Sarmiento (Chubut) en 1954. Publicó Poemas encontrados en un huevo (Ediciones La Cachimba, "Colección la hoja voladora"/3, Rosario, 1977); Ese otro buen poema (Ediciones El Lagrimal Trifurca, "Colección de poesía El Búho Encantado"/17, Rosario, 1983); Querido mundo (Ediciones El Lagrimal Trifurca, "Colección de Poesía El Búho Encantado"/24, Rosario, 1988); Animal teórico (Ediciones del Dock, "Colección Pez Náufrago", Buenos Aires, 2004). Es autor y director de teatro: El tragaluz (1994); Desesperando (1997). También dibuja. Vive en su pueblo natal.

"Caja de Pandora"


Una poesía de propuestas
o una poesía de poesía,
una poesía de filiaciones
o una mirada destructiva sobre las lilas blancas,
un cielo sin ángeles
o un revólver frío como la noche,
una poesía sin palabras
o una poesía de dientes de ajo,
una poesía de respuestas
o una poesía de personas,
una nube pasajera bajo las constelaciones
o un viento del sur,
una escritura automática
o una lapicera clavada en el cuerpo de tu enemigo.


de Animal teórico, 2004



Edgar Morisoli (La Pampa)


Nació en Acébal (Santa Fe) en 1930 y reside en La Pampa desde 1956. Ha publicado Salmo bagual (Dir. Prov. De Cultura, 1957; reeditado en 1959 por Editorial Stilcograf); Solar del viento (1966, Ed. Stilcograf); Tierra que sé.(1972, Ed. Stilcograf); Obra callada (1994, Ediciones Pitanguá) Cancionero del Alto Colorado (1997, Ed. del Autor); Bordona del otoño / Palabra de intemperie (1998); Hasta aquí la canción (1999); Cuadernos del rumbeador (2001); La lección de la diuca (2003) y Última rosa, última trinchera (2005), Un largo Sortilegio (2006)estos libros han sido publicados por el sello Ediciones Pitanguá, bajo el cuidado de Rubén Evangelista. También editó Cuatro cantatas (Ed. Francisco Colombo, Buenos Aires, 1947); y permanecen inéditos Tiempo Litoral (Selección 1948-1955); Palabra enamorada (Antología 1956-2003, con prólogo de ana Silvia Galán); ¿De quién es el aire? (Notas y ensayos breves 1985-2005); La memoria y sus ráfagas y Contraseña. Poemas suyos figuran en antologías de poesía nacional y muchos han sido musicalizados. Pertenece a la Asociación Pampeana de Escritores.
Cabe destacar que Edgar Morisoli no sólo es uno de los poetas emblemáticos de la región pampeana, sino que también resalta la labor intelectual que ha llevado a cabo, conforme a su cosmovisión del mundo, la función del autor en la comunidad y lo que se halla manifiesto en sus textos. El libro Obra callada está constituido con el material escrito durante la dictadura instaurada por el Proceso de reorganización nacional. Texto fundamental que, en parte, indaga y reflexiona en y sobre esa herida abierta a lo largo y ancho de Latinoamérica. Obra callada reúne poemas desde 1974 a 1986 y forman parte de ella los siguientes poemarios: Alto rumor (1974/75); Jornada de los confines (1975/77); Poblador de tu gracia (1978/79); Agua del silencio (1978/81); Hombre de un solo amor (1982/83); El águila sin pena (!984/86).
En 1997 recibe el premio «Reconocimiento a los Creadores», otorgado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y el premio «Testimonio» discernido por el Gobierno de la Provincia de La Pampa, en el rubro Literatura. En el año 2004 se le otorga el 3° Premio Nacional de Poesía y es designado "Miembro de Honor" por la Fundación Argentina para la Poesía, en representación de la Provincia de La Pampa.

Razón del sueño es la razón del canto,
razón de amor, en fin. De nada vale
envejecer si no es con rebeldía, si no es
incendiando las naves, enristrando
la copla, resistiendo
e instando a resistir
con un jazmín al pecho, con un raudal de trinos por la sangre,
la torva marejada de la desesperanza, la hiel
de la injusticia. Vano resulta el tiempo
si no lo mide el pulso de los hombres.

de Cuadernos del rumbeador (1999), 2002



Claudia Prado


Nació en Puerto Madryn (Chubut) en 1972. Ha publicado El interior de la ballena (Nusud, 2000), que obtuvo el Tercer Premio del Concurso Régimen de Fomento a la Producción Literaria Nacional y Estímulo a la Industria Editorial del Fondo Nacional de las Artes, año 1999; Aprendemos de los padres ( Rijksakademie van Beeldende Kunsten, 2002), con collages de Víctor Florido.

piedritas


Busco piedras lisas
para vos en la orilla del lago,
las busco con la vista
y estiro la mano hasta alcanzarlas
a través de la distancia
engañosa del agua.
De a ratos parece
que voy a descubrir el secreto
de la erosión y el moldeado:
las que necesito son verdes o esas
rojas que fueron ladrillos
o estas blancas de arcilla porosa,
piedritas iguales
a las que había cerca de casa.
Aparecen solas,
simples en su cama de arena
o en un montón variado, el borde
trabado bajo una roca grande.
A veces una lleva a otra, el color
empieza a repetirse
y no puedo detenerme
si no las alzo a todas, hago
movimientos rápidos
porque los dedos no toleran
la temperatura del agua,
pero sólo cuando la giro al sol
puedo saber si ésta
que brilla en mi palma
es la que buscaba,
una piedra tan lisa, tan plana
que pueda volar
desde tu mano chiquita,
rebotar una, dos, cinco veces
y volver a perderse
en el fondo del lago.


de Viajar de noche, inédito, 2006



Jorge Spíndola (Chubut)


Nació en Comodoro Rivadavia en 1961. En 1994 se adjudicó el Premio del XI Encuentro de Escritores de Puerto Madryn con su libro Matame si no te sirvo, editado en 1995 por Último Reino. Ha colaborado, dirigido y editado distintas publicaciones literarias en Capital Federal, Comodoro Rivadavia y Trelew, donde reside actualmente. Mentor y organizador del Encuentro de Culturas del Sur del Mundo: reunión anual de poetas argentinos y chilenos junto con otros artistas, investigadores, representantes aborígenes, antropólogos, del extremo austral de ambos países. El libro Calles laterales obtuvo en el año 2001 un premio del Concurso Nacional de escritores que organiza el Fondo Nacional de las Artes. Fue publicado por Culturas del Sur del Mundo Ediciones en el 2002.

"en el camino"
la pampa
animal extenso apuñalado
la ruta es un cuchillo
lamiendo los bordes de la luz
el aire azota matas, todo vuela para atrás
todo es pasado, todo está por suceder
el automóvil y su sombra van flotando
sobre un paisaje amarillo
hasta el fondo de la piel
un tendal de postes infinitos
sostiene cuadros con campos de van gogh
sensuales las curvas
aves sensuales flotando por allá
todos es pasado, todo está por suceder


de Calles laterales, 2002



Tomás Watkins (Neuquén)


Nació en Neuquén en 1978. ha obtenido algunos premios literarios. Pertenece al grupo Celebriedades de Neuquén. Realizó los talleres de análisis y creación poética 2004 del espacio Hudson (Lago Puelo, Chubut), auspiciado por la Fundación Antorchas. Ha publicado 26 (Libros Celebrios, Neuquén, 2004).


"Patagonia"


Agua aire vida
Darwin huyó despavorido
De esta tierra
Maldita


de Mitología, inédito



Ariel Williams (Chubut)


Nació en Trelew (Chubut) en 1967. Cursó la carrera de Licenciatura en Letras en la UBA, entre los años 1988 y 1992. Desde entonces, ejerce la docencia tanto a nivel secundario como universitario en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, sede Trelew. Fue miembro fundador de la revista "El Perseguidor", de Buenos Aires. Forma parte del Grupo Literario Verbo Copihue desde el año 1999. Co-dirige, junto con la poeta Claudia Sastre, la revista virtual "Verbo Copihue-Letras Patagónicas". Ha editado los libros Viaje al anverso (Ediciones del Desierto, Trelew, 1997); Lomasombra /Terraza Libros, Buenos Aires, 2003); Conurbano sur, Editorial Limón, Neuquén, 2005). Tiene varios libros inéditos: Cielorraso & companía; Desoto y Provincia. Actualmente reside en Puerto Madryn.

"III"


Perra, hundes, nos los espíritu,
en un suelo de perros que non ladra
olfatea sólo, solamente almohadilla,
húmeda buscando verittate
en un cielo oscuro de las carne,
todo recoveco y redondez nuestra,
de todo nosotro.
Y mira húmeda,
et es tierra de miradas miradas.


de Conurbano sur, 2005



Texto publicado en "Mar con Soroche", revista de poesía y otras escrituras del entre acá; Santiago-La Paz, noviembre de 2006. (Pág. 5-20).